Powered by

correos-market

La Vuelta 20

un gigante en movimiento

Detrás de una competición deportiva como La Vuelta Ciclista, hay multitud de personas que trabajan para que el deporte sea el único espectáculo.

 Este año, La Vuelta 20 demostrará un año más, no solo las capacidades de los corredores que se disputarán la victoria en cada etapa, sino también el músculo logístico que permite recorrer nuestra geografía, y que este año viene de la mano de Correos.

3.000 kilómetros de emociones

Este año 2020 tiene lugar la 75ª edición de la Vuelta, en una atmósfera social cargada de épica por el momento que vivimos. 

Con la llegada de la pandemia y el estado de alarma, pronto se hizo necesaria una reorganización del calendario del ciclismo. Tras numerosas reuniones y negociaciones con todas las partes y comités implicados, se reajustaron todas las carreras desde marzo hasta el final de temporada.

Estos días, desde Irún hasta Madrid, pasando por Pamplona, Logroño o Salamanca, el evento nacional más importante del ciclismo recorre nuestra geografía desde el 20 de octubre hasta el 8 de noviembre. Serán casi 3.000 kilómetros de pura emoción que se repartirán a lo largo de 18 trepidantes etapas.

Play Video

Un despliegue sin igual

La Vuelta cada año reúne a la élite del ciclismo mundial, con los mejores corredores del panorama actual que hacen vibrar tanto a los que se acercan a los puertos de montaña como a los que lo siguen por la televisión.

Para que esta cita ineludible con el deporte sea posible, es necesario el trabajo de miles de personas que se esfuerzan en cada jornada para que todo salga bien y que lo más importante sea siempre la competición y la victoria.

En esta edición, La Vuelta contará con 36 sedes (18 salidas y 18 metas), para las que será necesario el transporte y la infraestructura que conformen el marco de la celebración de cada etapa.

Unipublic, organizador de este evento, ha querido contar con una mano de excepción: la de Correos, que este año ejerce de operador logístico de la carrera.

“Nos ayudarán con todo aquello que no se ve por televisión pero que es absolutamente fundamental. Sin un operador logístico oficial de referencia, La Vuelta no podría salir adelante en este 2020 tan complicado.”

Pedro Lezaun, director de Producción y Logística de La Vuelta

Afrontando el desafío logístico

Esto significa que la empresa pública será la principal responsable del desplazamiento de todos los materiales necesarios para que La Vuelta tenga lugar. 

Todo un desafío logístico que implica el transporte seguro y eficiente de más de 400 toneladas en vallas, señales, motorhomes, carteles, señales, la estructura de la sala de prensa, controles antidópings, etc., sin olvidar, por supuesto, el imprescindible pódium que elevará a los 3 mejores corredores de cada carrera.

“Se trata de todo un reto, ya que su principal complejidad es que es un evento itinerante, un gigante que se mueve por toda la geografía española y que es el resultado de muchos equipos de trabajo que van avanzando progresivamente durante todas las etapas.” explica Laura Cueto, Responsable de Comunicación de La Vuelta 20.

Para ello, Correos desplegará todo su potencial con una flota de 28 cabezas tractoras y 19 plataformas que, a lo largo de los 2.882 kilómetros de la competición, transportarán los materiales de todos los equipos involucrados: los de salida, los de meta, los de seguridad en carrera, los de dirección…

Una colaboración histórica

Esta no es la primera vez que Unipublic y Correos trabajan de forma conjunta. Ya en 2004, ambos colaboraron para la competición de ese mismo año, en la que Correos patrocinó el control de firmas de los corredores. 

El director de La Vuelta, Javier Guillén, destacó el valor de este acuerdo “con una de las marcas públicas más fiables y con mayor trayectoria. Para nosotros, contar con una entidad de la talla de Correos como colaboradora es una tranquilidad y una garantía”, añadió.

Estos días, 16 años después, además del mismo control de firmas, la empresa pública estará presente en el equipo líder en la clasificación de las escuadras, más concretamente en el dorsal rojo con el logo de la memorable cornamusa.

“Al final, somos todos una familia, cada uno con su papel, y precisamente este premio representa todos los valores del ciclismo, en el que, gracias al trabajo en común de un equipo al completo, es posible que un corredor pueda salir a ganar la etapa.”

Laura Cueto, Responsable de Comunicación de La Vuelta

Un proyecto de La Razón para

correos-market