Powered by

ferrovial-bc

De personas
a personas

Todos hemos convivido alguna vez con situaciones desfavorables, de esas que te producen un pellizco en el corazón y que ponen patas arriba todos los esquemas mentales hechos hasta ese momento, obligándote a replantearte muchas cosas. Todo ello provocado por las diferencias entre personas, religiones, razas o países.

Desde edades tempranas, coexisten a nuestro alrededor diferentes momentos o circunstancias en las que nos topamos de lleno con la injusticia, independientemente de cómo se manifieste, y es en estos momentos cuando nos aborda la razón: “la realidad supera la ficción”. Como otros tantos, somos muchos los que conocemos a ese niño de familia con poder adquisitivo alto que comparte su merienda en el recreo con su amigo Luis, quien vive alejado de comodidades y sobrevive como puede gracias al esfuerzo que hacen diariamente sus padres.

%
de la población mundial no tiene agua potable
%
de la población mundial no tiene acceso a instalaciones saneamiento
+ %
de los países cuenta con políticas o procedimientos relativos a la participación de la mujer en el suministro de agua a zonas rurales

Estos podrían ser algunas de las historias de amparo que existen en los países desarrollados, en los que vivimos bajo unas mínimas condiciones de salubridad, higiene e infraestructuras para cubrir necesidades básicas. En otras palabras, cuando giramos la maneta del grifo obtenemos agua (potable casi siempre). Pero entonces, ¿qué ocurre en países en vías de desarrollo? ¿Cómo se afrontan este tipo de retos cuando no tienes tantas garantías?

Uno de los iconos más reconocidos de la vida pública a finales del siglo XX fue Diana de Gales, quien se convirtió en princesa de Inglaterra en la década de los 80 al contraer matrimonio con el príncipe Carlos, heredero a la corona británica. Lady Di destacó siempre por tener un carisma exacerbado, un icono a quien imitar en la forma de vestir o de vivir y, sobre todo, por su fuerte compromiso hacia causas humanitarias. Nunca dudó de su capacidad para ayudar a otras personas con menos recursos, ni su posición social condicionó en absoluto su sentido de la caridad y los actos filantrópicos. Ayudó a niños pobres en África, se codeó con figuras como Nelson Mandela, el Dalái lama o la madre Teresa de Calcuta. Se involucró con la ayuda humanitaria en los países subdesarrollados, contribuyendo en gran medida a mejorar la vida de pacientes con sida, ancianos y personas con adicciones, con lepra y con diferentes problemas de salud.

Play Video

Esto nos lleva a pensar que la mejor forma de combatir la brecha social que existe en el mundo no es otra que a través de la cooperación entre países, organizaciones, ONGs e instituciones con capacidad de generar productividad, que puedan cubrir algunas de las necesidades más trascendentes de aquellas zonas más deprimidas. Lo que llamamos ahora ‘Alianza Mundial’.

Tomando como referencia el último informe publicado por la UNESCO sobre los Objetivos de Desarrollo Sostenible, “si bien en general las personas viven mejor que lo que lo hacían hace una década, el progreso para asegurar que nadie se quede atrás no ha sido lo suficientemente rápido como para cumplir con las metas de la Agenda 2030”. Por ello, entre las recomendaciones ofrecidas por la UNESCO se hace especial hincapié en que “es necesario que los países y las partes interesadas a todos los niveles tomen medidas inmediatas y aceleradas”. El compromiso social de todos nosotros debe mejorar.

Entre todos lo objetivos, vemos cómo algunos como la promoción de una vida sana y un bienestar común han registrado mejoras sustanciales. Según el informe, los partos asistidos por personal sanitario especializado incrementaron a nivel global un 12% y la muerte de niños menores de 5 años disminuyeron en más de 4 millones en solo cinco años. Además, en el objetivo que se fomenta la igualdad de género y el empoderamiento de las mujeres y niñas destaca que el matrimonio infantil en Asia meridional disminuyó en un 40% entre los años 2000 y 2017.

El programa “Infraestructuras Sociales” es un programa de cooperación al desarrollo que tiene como objetivo, desde su puesta en marcha en el año 2009, la mejora y ampliación de la cobertura y acceso al agua para consumo humano y el saneamiento básico, entre colectivos en riesgo de vulnerabilidad social de África y América Latina.

El compromiso social hace a las grandes empresas

Bajo el proyecto ‘Infraestructuras Sociales’ se han desarrollado 25 proyectos en 8 países diferentes, en colaboración con 14 ONG y sus contrapartes locales e instituciones públicas de la región en la que se lleva a cabo la intervención. El total de estos proyectos suma más de 5,5 millones de euros de inversión, que han servido para que 225.000 personas se beneficien directamente y en los que han participado hasta 117 empleados de la compañía como voluntarios del programa.

Ferrovial se suma así, durante estos años, al compromiso con los Objetivos de Desarrollo Sostenible, en concreto con el Objetivo 6 “Garantizar la disponibilidad y la gestión sostenible del agua y el saneamiento para todos”. En este sentido, Ferrovial es una de las 13 compañías privadas a nivel mundial que se ha adherido al grupo asesor para impulsar los nuevos Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de las Naciones Unidas, que servirán como marco común de acción y cooperación mundial sobre el desarrollo en el periodo 2015-2030.

Maji Ni Uhai

Fue desarrollado entre 2008 y 2011 para facilitar el acceso a agua y saneamiento en 21 poblados (13,7% de los poblados del distrito, pertenecientes a 5 wards) del distrito de Serengeti. El proyecto fue fruto de la colaboración entre AMREF Tanzania, AMREF España, Ferrovial y el gobierno del distrito de Serengeti.

en detalle

Construcción de 14 pozos y adecuación e instalación de bombeo en otros 12; 3 sistemas de gravedad (agua corriente) con puntos de distribución (canalizaciones) y mejora de otros 3; 2 embalses; Protección de 18 fuentes de agua; Instalación de 32 sistemas de captación de agua de lluvia en 16 escuelas y 10 en 5 dispensarios con tanques de almacenamiento para 113.000 l de agua; Construcción 160 letrinas en escuelas repartidos en partes iguales para niños y niñas; 50 letrinas construidos en dispensarios; Instalación de 3 bebederos de ganado.
Más información

Agua para la paz

El proyecto ha tenido un componente técnico y otro social. El técnico, incluye la rehabilitación de algunas estructuras existentes y la construcción de nuevas estructuras para la ampliación del sistema. El componente social busca capacitar y promover la movilización de la comunidad en favor del cuidado del valioso recurso.

En detalle

300 viviendas son suministradas por el agua; 1.290 personas beneficiarias; 90m3 de almacenaje de agua; 43.000 m3 de agua potabilizada suministrada anualmente; 500 metros de tuberías instaladas; 14.3 Kw/Hora/ Año Producidos por 51 paneles solares; Nueva conexión barrio Villa Beatriz (Barrio 100 casas); Bombeo Solar.
Más información

'El Niño Costero'

Ferrovial junto con la ONG Ayuda en Acción como parte de su compromiso medioambiental y social ha puesto en marcha un proyecto de desarrollo de sistemas de infraestructuras de agua en Perú. Contribuirá a la mejora del acceso al agua potable y saneamiento de las comunidades de Chato Chico y Chato Grande.

En detalle

El proyecto, que estará en funcionamiento a principios de 2020, incluye la mejora de las infraestructuras de agua de las dos comunidades como son la demolición y construcción de un nuevo tanque de 25 metros de altura y más de 80 metros cúbicos; una nueva red de conexiones domiciliarias; el mantenimiento de los sistemas de bombeo; o la instalación de 168 medidores y 80 letrinas ecológicas.
Más información
Play Video

Un proyecto de La Razón para

ferrovial-bc