Powered by

Los neumáticos del futuro ya son una realidad

El Grupo Michelin ya está trabajando para que sus neumáticos sean fabricados a partir de materiales renovables, reciclados o biomasa. ¿El objetivo? Conseguir neumáticos 100% sostenibles en 2050

SOSTENIBILIDAD

¿Qué puede hacer una marca como Michelin para satisfacer las necesidades del presente sin comprometer los recursos del futuro? El cuidado del planeta es una prioridad para la compañía francesa desde sus orígenes, por lo que parte de su estrategia es tratar de mitigar el impacto de su producción y de sus neumáticos en el medio ambiente. En este sentido, ya trabajan en dos líneas de actuación que afectan al ciclo de vida completo de sus neumáticos: energías renovables y gestión de residuos y emisiones. 

Actualmente, la compañía francesa trabaja en dos grandes áreas: consumo de recursos naturales no renovables e impacto en el medio ambiente de los residuos, vertidos y emisiones. 

Materias primas

Sustitución de las materias primas no renovables por las que sí lo sean. 

En este sentido, la compañía ya está trabajando en varios proyectos relacionados: 

  • BioButterfly: investigación en química vegetal para desarrollar y comercializar un proceso de producción de caucho sintético a partir de fuentes biológicas como la biomasa. 
  • Amyris: desarrollo de un proceso para obtener caucho natural a partir de diferentes tipos de biomasa. 
  • Bioimpulse: producción de una nueva resina de origen vegetal. 
  • HelioCompound: tecnología que utiliza el aceite de girasol en lugar de otros sintéticos en la fabricación de neumáticos.

En 2050 el 100% de las materias primas de Michelin serán renovables. A día de hoy ya lo son cerca del 30%. En 2030 se alcanzará el 40%

FABRICACIÓN

Durante el proceso de fabricación se han reducido el consumo de agua, los residuos generados y las emisiones tanto de CO2 como de otros gases de efecto invernadero. 

La energía de las fábricas procede 100% de fuentes renovables que se completa con un sistema de paneles solares fotovoltaicos en las cubiertas de la fábrica de Valladolid. 

Objetivo: reducir el 50% de las emisiones en 2030 y alcanzar la neutralidad de carbono en 2050

UTILIZACIÓN

El mayor impacto en el medio ambiente no se produce en el proceso de fabricación, sino cuando el neumático está en el proceso de utilización. La resistencia a la rodadura es uno de los factores que más incide en el consumo de carburante que es, a su vez, el principal responsable de las emisiones de CO2. Es decir, si la resistencia es menor, menor será el consumo y menores las emisiones de gases tóxicos para la atmósfera. 

Por cada litro de combustible que no se consume, se ahorran en torno a 2,66 kg de CO2

DURACIÓN

Alargar la vida de los neumáticos es clave para reducir la generación de residuos. Michelin diseña sus piezas para que puedan aprovecharse hasta el final de su vida útil, es decir, hasta el límite de 1,66 mm de profundidad de escultura establecido por ley.

Garantizar las prestaciones hasta el final de su vida útil permite ahorrar 400 millones de neumáticos por año y 35 millones de toneladas de CO2

FINAL DE LA VIDA

Cuando los neumáticos han cumplido con su vida útil son recogidos según la obligación legal vigente en España. En febrero de 2021 Michelin anunció un nuevo proyecto para reutilizar las materias primas recuperadas: su primera planta de reciclaje integral de neumáticos junto con la sociedad sueca Enviro. 

Reciclar la totalidad de cada neumático será posible gracias a una tecnolgía especial desarrollada y patentada para recuperar el negro de carbón, el aceite de pirólisis, el acero, el gas y otros materiales en el proceso de reciclado de los neumáticos usados

Innovación para reducir
la huella medioambiental

Tomarse en serio el respeto al medio ambiente no solo demuestra la sensibilidad de la marca hacia un tema que preocupa especialmente actualmente, sino también pone en evidencia el interés de Michelin por ofrecer soluciones de movilidad que ayuden realmente a reducir la contaminación. Desde 1995, la compañía ha desarrollado ya 5 generaciones de neumáticos de bajo consumo para turismos y camiones, lo que se traduce en un ahorro de casi 14 millones de litros de carburante y 35 millones de toneladas menos de CO2. 

El punto fuerte de la marca en este sentido es su know how: dominio de los materiales y cultura de constante innovación. Sus cifras así lo avalan: Michelin invierte cada año 682 millones de euros en innovación y un 5% de su plantilla está dedicada por completo a este cometido (unas 6.000 personas). 

Nuestra visión de futuro se basa en una convicción: el 100% de los materiales utilizados por el Grupo serán sostenibles, es decir, a partir de materia prima reciclada o renovable y no procedentes del petróleo

Florent Menegaux, Presidente de Michelin

Economía circular

Michelin participa en el consorcio europeo BlackCycle, un proyecto financiado por la Unión Europea que reúne a 13 entidades públicas y privadas para diseñar nuevos procesos de producción de neumáticos a partir de neumáticos que ya están fuera de uso.

El acuerdo entre Michelin y la canadiense Piroware permite producir estireno reciclado a partir del plástico de algunos envases como, por ejemplo, las tarrinas de yogur.

El revolucionario proceso desarrollado por la startup Carbios que, a partir de las enzimas deconstruye residuos de plástico PET de manera que se puedan recuperar y reutilizar. Se pondrá en marcha a partir de otoño en una de las fábricas de Michelin.

La importancia de elegir un buen neumático

Todos parecen iguales, pero, ¿realmente lo son? Tal y como hemos visto, más allá de la estética similar, un neumático esconde un importante proceso de fabricación y desarrollo que influye en su seguridad, agarre y durabilidad. Es el único punto de apoyo del vehículo con la carretera, por lo que es una pieza clave si hablamos de seguridad a bordo. Entonces, ¿cómo escogerlo?

Michelin asegura todas las prestaciones hasta el final de la vida útil del neumático, lo que se traduce en más kilómetros, menos visitas al taller y menos impacto medioambiental.

  • Porque no está todo inventado. Michelin lleva 133 años apostando por nuevos modelos de movilidad. A día de hoy el grupo invierte más de 680 millones de euros al año para investigar y poner en práctica tecnologías de vanguardia. 

Las mejores prestaciones
para sentir el placer de conducir

Esta capacidad innovadora de la compañía se refleja en sus últimos lanzamientos: por una parte, MICHELIN Primacy 4+, una versión mejorada del neumático de verano más popular de la marca diseñado para equipar desde un vehículo compacto a una berlina o un SUV. Su éxito se debe, entre otras cosas, a su seguridad y adherencia en terreno mojado.

Por otra, la nueva generación de neumáticos deportivos para turismos MICHELIN Pilot Sport 5, una combinación única de prestaciones en duración y grip en seco y mojado con estética deportiva.

Ambas piezas están fabricadas  con la tecnología MICHELIN MaxTouch Constructor, que reparte de manera uniforme las fuerzas de aceleración y frenada. El resultado es un mayor contacto con la carretera y un menor desgaste, lo que se traduce en una vida útil más larga. 

Un proyecto de La Razón Content para

Michelin-logo-blue@2x.webp