Powered by

Empapadores de perros

¿qué son y cómo elegir el mejor para nuestra mascota?

Tener un perro en casa es de las cosas más gratificantes que hay en el mundo. Su amor incondicional, su alegría y su cariño son cosas cuyo valor no se pueden calcular. Sin embargo, educarlos para que aprendan a estar en casa y a hacer sus necesidades en la calle puede ser a veces un proceso arduo que requiera de muchos esfuerzos por nuestra parte.

Los empapadores para perros son un accesorio imprescindible en este proceso, ya que les ayudan a aclimatarse a su nuevo hogar cuando son cachorros mientras llevan a cabo su adiestramiento. Son un producto fundamental para su aprendizaje que, además, nos permite mantener nuestro suelo y muebles a salvo de manchas, olores o suciedad indeseadas.

Además, son útiles para aquellos perros que, por edad o por algún tipo de afección o tratamiento, tengan incontinencia o no puedan salir a la calle. También son perfectos para usarlos con el transportin, para proteger el asiento del coche o, incluso, sofás y sillones.

Sea cual sea el caso, son idóneos para nuestras mascotas, siempre y cuando les ayudemos a utilizarlos correctamente.

¿Cómo usar un empapador para perro o cachorro?

Para utilizar los empapadores de manera efectiva y asegurar un adiestramiento exitoso de nuestro cachorro, tenemos que seguir estos pasos:

Ubicación

El empapador debe estar en una zona específica y tranquila de la casa, preferiblemente lejos del área donde el cachorro come y duerme. Es importante que sea un lugar accesible y constante para evitar confusión.

Supervisión

Durante las primeras semanas, podemos supervisar a nuestro cachorro y llevarlo al empapador después de comer, beber, despertarse y jugar. Los cachorros suelen necesitar hacer sus necesidades en estos momentos.

Refuerzo positivo

Cada vez que tu cachorro use el empapador correctamente, podemos recompensar con caricias, palabras de aliento y golosinas. Esto refuerza el comportamiento deseado.

Limpieza y sustitución

Debemos cambiar el empapador regularmente para mantener la higiene y evitar que el cachorro rechace usar un empapador sucio. Los empapadores desechables deben ser reemplazados después de cada uso, mientras que los reutilizables deben lavarse siguiendo las instrucciones del fabricante.

Reducción gradual

A medida que el cachorro se acostumbra a usar el empapador, podemos comenzar a moverlo gradualmente hacia la puerta de salida o el lugar donde deseamos que eventualmente haga sus necesidades afuera. Además, debemos reducir el número de empapadores en el hogar gradualmente para que el cachorro aprenda a usar el espacio exterior.

Paciencia y consistencia

Este adiestramiento puede llevar tiempo. Por eso, ser paciente y constante en los métodos y horarios es una garantía de éxito. También debemos tener en cuenta que los accidentes pueden ocurrir, pero es importante no regañar al cachorro severamente ya que esto puede generar miedo y confusión.

¿Qué buscar en un empapador de perros?

Aunque en el mercado podemos encontrar varios modelos, lo cierto es que no todos son igual de eficaces. Para tener la máxima garantía ante accidentes o consecuencias indeseadas, es fundamental que el empapador de perros con el que nos hagamos esté fabricado con varias capas de materiales altamente absorbentes.

Los más eficaces son aquellos que están compuestos por polímeros superabsorbentes (SAP) como los que emplea la marca Shoppeo. Este material es capaz de absorber hasta 300 veces su propio peso -hasta 6 tazas enteras de líquido-, gracias a las cadenas de polímero que, al entrar en contacto con líquidos, forman un gel que lo retiene y evita que haya escapes o derramamientos.

También permite mantener la superficie del empapador seca al tacto, por lo que nuestro perro tendrá siempre el máximo confort y no lo percibirá como sucio y, además, nos libraremos de las molestas salpicaduras en la pared o de las huellitas mojadas en el suelo.

Además, los empapadores de Shoppeo cuentan con una estructura de 6 capas, cada una con una función específica, para ofrecer la máxima eficacia.

1ª capa: non woven

Hecha de un material no tejido suave y resistente, esta capa superior permite un contacto cómodo para las patitas y resistente a las rasgaduras. Está diseñada para facilitar la penetración de la orina hacia el resto de capas para una mayor absorción. 

3ª capa: fluff pulp

Gracias a la pulpa de celulosa, esta capa es altamente absorbente y rápida con grandes cantidades de líquido y evita que haya escapes.

5ª capa: tissue paper

Shoppeo nuevamente incorpora otra capa de papel tisú tras los polímeros absorbentes, para asegurar una distribución uniforme del gel y mantener la superficie seca.

2ª capa: tissue paper

Esta nueva capa consiste en papel tisú, perfecto para distribuir uniformemente el líquido por el empapador y dar esa sensación de superficie seca al tacto.

4ª capa: SAP

La mezcla especial de polímeros superabsorbentes en esta capa tiene la capacidad de convertir el líquido en una sustancia tipo gel de manera eficiente, evitando los derramamientos y los malos olores.

6ª capa: PE film

La última de las capas de estos empapadores está hecha de una película de polietileno (PE) que sirve de barrera impermeable y evita que la orina traspase al suelo. De esta forma, podemos tener la certeza de que estaremos protegiendo el suelo de posibles manchas y daños.

¿Por qué 6 capas?

Shoppeo garantiza el mejor de los resultados gracias a los siguientes motivos:

    • Máxima absorción: la combinación de pulpa de celulosa y polímeros superabsorbentes garantiza una absorción rápida y eficiente de los líquidos.
    • Control de olores: los polímeros superabsorbentes no solo absorben el líquido, sino que también encapsulan los olores desagradables, manteniendo el ambiente fresco.
    • Protección de superficies: la película de polietileno en la parte inferior asegura que no haya filtraciones, proporcionando una protección completa para los pisos y otras superficies.
    • Comodidad del perro: las capas de papel tisú y no tejido proporcionan una superficie seca y suave, minimizando cualquier incomodidad para las patas del perro.
victor-grabarczyk-N04FIfHhv_k-unsplash
taylor-kopel-WX4i1Jq_o0Y-unsplash

Un proyecto de La Razón Content para

descarga