Powered by

Telefónica

Cuando tecnología y arte van de la mano

El Museo del Prado y Telefónica Empresas presentan Prado Puerta Digital, un innovador proyecto para la gestión digital de sus visitantes y mucho más.

200 años de amor por el arte

El pasado 2019, el año antes de la pandemia, el Museo del Prado cumplió 200 años de vida. Una cifra muy especial que celebramos, no solo por su contribución a la cultura, sino también por su aportación al país que somos hoy en día

Y es que en palabras de Miguel Falomir, su director, el Prado, nuestro Prado, es un símbolo de la democratización de la cultura: el recinto se estrenó bajo el reinado de Fernando VII, gracias a la iniciativa de su esposa María Isabel de Braganza, alojando 311 obras de la colección real. Unos años más tarde, en 1868, y tras el destronamiento de Isabel II, una ley confiscó los bienes de la Corona y el museo pasó a formar parte del patrimonio nacional.

De esta forma, el Prado se ha convertido en uno de los más especiales lugares de memoria de nuestro país, ya que darse un paseo por sus galerías es acceder al mejor archivo visual de la historia de España.

Hoy, dos siglos después, y de la mano de Telefónica, el Museo Nacional del Prado renueva su compromiso con sus más de 3 millones de visitantes, modernizando y digitalizando su gestión de público con un proyecto innovador.

Play Video

En plena transformación digital

A pesar de ser bicentenario, el Museo del Prado siempre ha sido un ejemplo de vanguardia tecnológica. Una nueva muestra de ello es Prado Puerta Digital, un proyecto puntero desarrollado por Telefónica Empresas.

Gracias a esta novedosa iniciativa, el museo contará con la tecnología como un aliado especial para mejorar la experiencia de sus visitantes desde mucho antes de acercarse al recinto y optimizar los recursos y los datos de su actividad. Será un paso hacia delante muy importante en la transformación digital de la institución, puesto que permitirá la centralización y la optimización de todos los recursos que ofrece en una sola herramienta.

Así lo hará:

Dos minutos para dos siglos de arte

La plataforma de ventas, de nueva creación, unificará los distintos productos y servicios que ofrece el museo. Además, el proceso de compra permitirá a sus visitantes, en menos de dos minutos, obtener sus propias entradas de manera inmediata y desde el móvil, y acceder al museo con un código QR.

Como describe Noelia Ibáñez, jefa de Área de Atención al Visitante del Museo Nacional del Prado, este proceso es “absolutamente intuitivo, sencillo, rápido y cómodo para los visitantes”. También para el público profesional, con Prado Puerta Digital, tendrán mucha más autonomía y libertad para gestionar sus reservas, obtener sus facturas, etc.

Captura de pantalla 2021-05-05 a las 18.17.15

Más ágiles por dentro

La herramienta también está diseñada para facilitar el trabajo diario del personal del museo, como operadores de taquilla, del Área de Atención al Visitante, auxiliares de control de acceso, coordinadores… Todos podrán acceder de forma ágil e intuitiva, a los datos en tiempo real, lo cual es esencial para analizar y anticipar las necesidades del museo en cada momento.

“El museo recibe de media diaria unos 9.000 visitantes. Tenemos días de 7.000 visitantes y días de 13.000. Con los históricos de visitantes hemos descubierto cuáles son esos momentos de máxima afluencia, mínima afluencia, momentos extraordinarios de visita. Y eso es absolutamente fundamental”, explica Noelia.

Un museo mucho más rentable

Además de esto, Prado Puerta Digital cuenta con otras funcionalidades que hacen de ella una herramienta vanguardista. Ejemplo de ello es MUSA.

MUSA es la aplicación de “data discovery” de Prado Puerta Digital que permite automatizar los informes de gestión. Esto es algo de enorme valor para el museo, ya que debido a su estatus de institución pública, debe presentar absoluta transparencia ante el Tribunal de Cuentas y la Intervención Delegada.

Además, MUSA ofrece un “dashboard” integrado que facilita la visualización en cualquier momento y en tiempo real de los datos de acceso al museo, comparativas en cuanto a fechas pasadas y su proyección a futuro.

“Nos permite anticiparnos con el fin de tomar decisiones acordes a los tiempos que corren. Una anticipación que nos va a convertir en un museo mucho más rentable, más accesible y cercano para el público y mucho más moderno”, afirma Noelia Ibáñezjefa de Área de Atención al Visitante del Museo Nacional del Prado.

Contando con un socio experto

Prado Puerta Digital es el proyecto más reciente en el que el Museo Nacional del Prado ha contado con Telefónica como socio tecnológico excepcional para su transformación digital. La relación entre ambas entidades se remonta a 2004 y, desde 2007, la empresa de telecomunicaciones es Benefactor del Programa de Atención al Visitante del Museo del Prado.

El papel que ha jugado Telefónica en este ambicioso proyecto es el de ofrecer una solución integral ad hoc, a la medida de las necesidades del museo. Además, se trata de una solución modular que estará en constante evolución para poder adaptarse a los futuros retos y garantizar así la mejor respuesta ante ellos.

“Hemos proporcionado al cliente una solución “end to end” tanto en términos de funcionalidad, a través del desarrollo de software, como en términos de infraestructuras”, explica Adrian García Nevada, Director General de Empresas en Telefónica de España.

Con el arte,
ganamos todos

Convertir en especial la experiencia de visitar un museo, desde el mismo instante que hacemos una búsqueda en la web para comprar las entradas, solo puede tener un resultado: el de hacer más accesible el arte y la cultura. Con la tecnología, podemos conseguir grandes cosas y, en el Museo del Prado, ya llevan años manos a la obra.

Así lo explica su director: “Gracias a la tecnología, en nuestro caso gracias a la tecnología que nos procura Telefónica, estas obras de arte están llegando ya a todos los confines del globo. La tecnología es la puerta a la cultura, es el pasaporte a la cultura. Es lo que hace que los muros de este museo desaparezcan y que todos, cualquiera, pueda entrar en él y contemplar y disfrutar de sus cuadros”.

Un proyecto de La Razón Content para